El 10% de las embarazadas sufre hipertensión durante la gestación

Hola si es tu primer vista a nuestro sitio, tal vez quieras inscribirte a nuestro RSS feed de noticias dando click aqui. Gracias por cuidar tu salud ! y regresa pronto!

embarazada

Articulo de  MONTSE ARBOIX en Consumer Eroski

fuente> http://www.consumer.es/web/es/salud/problemas_de_salud/2009/07/09/186508.php

La hipertensión arterial es un problema sanitario que afecta a casi el 20% de la población adulta. Unas cifras de tensión elevadas de forma permanente aumentan el riesgo de sufrir problemas cardiacos, renales y cerebrales. Estos niveles se controlan mediante tratamiento farmacológico junto con medidas como ejercicio y dieta. Sin embargo, las cosas cambian cuando confluyen embarazo e hipertensión. Sus riesgos asociados tanto para la madre como para el bebé dependen de la severidad y del tipo de hipertensión. A pesar de que en la mayoría de los casos las complicaciones son mínimas, los expertos insisten en que es imprescindible un adecuado control para detectarla a tiempo.

La hipertensión arterial (HTA) en el embarazo es más frecuente en gestantes a partir de los 35 años, primerizas o con embarazos múltiples. De la misma manera, la incidencia aumenta en las mujeres que, a la vez, sufren obesidad y diabetes. Si se sigue un control adecuado, según explican los expertos de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA), no tiene por qué desembocar en complicaciones graves, ni para la madre ni para el futuro bebé.

HTA y embarazo

Se considera hipertensión cuando las cifras de tensión arterial son iguales o superiores a 140/90 mmHg. Cerca del 6% de las embarazadas desarrollan hipertensión gestacional que no implica riesgo para la madre ni para el futuro bebé. Este tipo de hipertensión aparece en la segunda mitad de la gestación y se normaliza pasados unos días después de dar a luz. Esta situación, que constituye la mayoría de los casos, suele darse en embarazos posteriores y sólo un bajo porcentaje de las afectadas desarrollará hipertensión esencial en el futuro.

Otro tipo de hipertensión más grave es la que incluye otros síntomas característicos como presencia de proteínas en orina, hinchazón en manos, pies y, en ocasiones, en la cara (edemas) y retraso del crecimiento intrauterino, que es lo que se conoce como preclampsia. La eclampsia, de peor pronóstico materno y fetal, se asocia a convulsiones o coma en pacientes con signos y síntomas de preeclampsia, en ausencia de otras causas que provoquen “per se” convulsiones. En los casos más severos se asocia, además, con coma, insuficiencia hepática, renal y trastorno de coagulación que, a pesar de la gravedad, con tratamiento adecuado no producen secuelas importantes.

La hipertensión materna puede provocar en el bebé desde un retraso en el desarrollo hasta un desprendimiento de la placenta, con sufrimiento fetal y parto prematuro antes de semana 37 de gestación ya que en algunos casos la única manera de solucionar este cuadro clínico y evitar mayores complicaciones para ambos (que incluso puede ser muerte fetal) es provocar el parto.

seguir leyendo articulo completo aqui

IMPORTANTE: La información aquí representada es de carácter informativo y no pretende ofrecer una consulta o recomendación médica. No reemplaza la opinión del médico o especialista. Consulte a su médico o especialista. Consulte a su médico antes de iniciar cualquier tratamiento y/o programa físico.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Si disfrutó este artículo, considere dejar su comentario o bien subscribirse al feed y recibir artículos futuros via RSS.

Comentarios

No hay comentarios aun.

Deje un comentario

(required)

(required)